Archivo de la etiqueta: economia

Muchas cosas

Ya hace tiempo que no escribo nada, sobre todo desde que uso Twitter. Pero aún así hay cosas que no va bien ponerlas en dicho servicio.

La primera de todas son mis opiniones sobre la economía. Es curioso como los estados están gastando grandes cantidades de dinero en bancos, industria automovilística y otros para mantener dichos sectores cuando la gente no consume. ¿No sería más lógico darle dicho dinero a los usuarios para que puedan realizar compras?

Lo segundo tiene que ver con la reciente sentencia sobre derechos de autor en la que se ha condenado a un webmaster por hacer uso lucrativo de descargas en internet. En este sentido me he dado cuenta que la SGAE (y otras) hace un uso lucrativo de dichas descargas gracias a la retribución por compensación de copia (el canon). Dicho de otro modo, ellos se lucran por las descargas de internet más incluso que las mafias del top manta (no tengo datos de esto, pero como ellos se los inventan, yo también).

Por último, y ya fuera de este ámbito, he estado viendo algunas cosillas de C++ que molan. El profesor Daniel nos comentó en clase sobre la plantilla future de las bibliotecas Boost C++ y me dio por implementarla yo para ver como debía funcionar. Está super chulo, ya escribiré algo sobre eso más delante.

Como la vida misma

Me mandaba el otro día un amigo un texto que trata de compara el modo en el que funcionan las empresas en España comparado con uno de los paises más punteros del mundo como Japón.

Antes que nada, debo decir que el texto es mucho más viejo de lo que parece al principio. Yo recuerdo haberlo visto en C.O.U., y eso fue en 1998. Creo recordar que fue publicado inicialmente en el diário El País.

En el 2003 se celebró una carrera de remo entre empleados de una empresa japonesa y empleados de otra española.
Se dio la salida y los japoneses empezaron a destacar desde el primer momento, llegando a la meta con una hora de ventaja sobre el equipo español.
La dirección de la empresa española analizó las causas de tan amarga derrota y advirtió que la derrota se debía a una argucia táctica del equipo japonés, que estaba compuesto por 10 remeros y un jefe de equipo, mientras que la tripulación española la componían 10 jefes de equipo y un remero. Por ello se decidió adoptar las medidas adecuadas.

En 2.004, la tripulación japonesa llegó dos horas y media antes que la española. La Dirección se volvió a reunir y, tras un sonoro rapapolvo a la Gerencia, concluyeron que los japoneses habían repetido estrategia: (10 remeros y 1 jefe de equipo) mientras que la innovadora tripulación española, remozada tras las eficaces medidas tomadas el año anterior estaba compuesta por:

  • 1 jefe de equipo
  • 2 asesores a gerencia
  • 7 jefes de sección
  • 1 remero.

Tras encargar un estudio, la conclusión de la dirección fue unánime: “El remero es un incompetente”.
En el 2.005 tras encargar una innovadora trainera al departamento de nuevas tecnologías, la ventaja de los japoneses fue de cuatro horas. El equipo directivo reunido para analizar las causas del nuevo desastre comprobó que el equipo nipón había optado por la ya tradicional formación (1 jefe de equipo y 10 remeros), mientras que el español, tras una auditoría externa y el asesoramiento especial del departamento de Organización, optó por una formación mucho más vanguardista:

  • 1 jefe de equipo
  • 3 jefes de sección con plus de productividad
  • 2 auditores de Arthur Andersen y
  • 4 vigilantes jurados que no quitaban ojo al único remero de la tripulación, al que habían amonestado y castigado quitándole los pluses e incentivos tras el fracaso del año anterior.

Tras varias horas de reuniones, se acordó que, para la regata del 2.006, el remero sea un becario o en su defecto, una contrata externa, «ya que, a partir de la vigesimoquinta milla, se ha venido observando cierta dejadez en el remero de plantilla, actitud que roza el pasotismo al llegar a la línea de meta.

Puede parecer que es absolutamente subrealista y que ninguna empresa realmente funciona así, pero si vemos empresas de vanguardia como Telefónica, Acenture y otras veremos enseguida que no es que se acerquen, sino que son completamente así. Y esto da miedo porque, como es evidente, no ofrecen buenos serviocios, no funcionan bien y teniendo en cuenta la cantidad de dinero que mueven…

¿Crisis o la pescadilla que se muerde la cola?

Últimamente no se habla de otra cosa que no sea la crisis económica. Crisis que en España parece venida principalmente por el sector inmobiliario y por inercia de la crisis subprime de los Estados Unidos.

Personalmente creo que en España la crisis viene por dos motivos:

  • El evidente, la crisis del sector inmobiliario que ha arrastrado a muchas familias a una situación absolutamente precaria y que amenaza con dejar a una gran parte de ciudadanos en la calle y sin nada.
  • La otra razón que creo es un factor importante para la crisis es la sensación de crisis que invade a la gente.

Aunque mucha gente eche la culpa de lo primero a los constructores, el verdadero culpable ha sido el propio comprador. Si te parece caro, no compres y punto. Si la gente no compra el precio ha de bajar de todas todas, pero claro, como la vivienda es una gran inversión…

Por otro lado también ha sido culpable la banca, que ha bajado enormemente el listón para dar créditos y ha alargado enormemente los plazos de pago auspiciado por un Euribor bajo. Era sólo cuestión de tiempo que el precio del dinero subiese, es algo necesario y que si en España se hubiese hecho bien las cosas no nos hubiera afectado.

El segundo motivo esgrimido, la sensación de crisis, es el que me sirve para nombrar esta entrada como la pescadilla que se muerde la cola. Si la gente cree que hay una situación económica adversa, tenderá a hacer reservas de dinero y a comprar menos para evitar problemas. Pero esta solución no es totalmente buena porque esto supone que los empresarios empiezan a vender menos. Si el tío que te contrata gana menos dinero no va a ser el que se vaya a la calle, serás tú. Ahora bien, si los empresarios dejan de patitas en la calle a los que deben comprar los productos, evidentemente venderán menos…. Buffffffff, qué lío, eh?

No soy precisamente un genio, por lo que no sé muy bien qué soluciones dar para ambos problemas, sobre todo porque algunos tienen una dimesión internacional que los hace difíciles de manejar, pero sí se me ocurren cosas que serían beneficiosas para solucionar el segundo supuesto:

  • Es necesario potenciar el mercado interno. Uno de los mayores problemas de los españoles es que parece que les de tirria los productos de la propia casa, relegandolos a segundo plano; esto debe cambiar. Hay muy buenos productos de empresas españolas y deberían colocarse en las mejores posiciones en los supermercados. Además, así se incrementaría el capital que se queda en España, pudiéndose reinvertir en otras empresas.
  • Los empresarios deberían bajarse un poco los pantalones. Con el cambio de pesetas a euros, muchos empresarios optaron por incrementar los precios de forma completamente abusiva en beneficio completamente propio. En estos momentos deberían pensar en bajar sus márgenes de beneficios bajando los precios para reactivar el mercado y que empiece a haber nuevamente movimiento de capital.

Seguro que hay más cosas que se pueden hacer, pero personalmente creo que con esto se conseguiría mejorar sustancialmente la situación. Como no, esto es sólo la opinión de un informático, no la de un economista, así que es posible (por no decir seguro) que haya muchas cosa que no llegue a comprender y también se que el empresario Español es demasiado orgulloso (y ¿mal nacido?) como para tomar una solución lógica ante un problema que puede poner en riesgo su propio nivel de vida. Y es que todos piensan antes en el vivir de puta madre ahora en lugar del vivir bien durante toda mi vida…