Viaje a Illescas

Este viernes pasado Madhatter y yo decidimos ir a visitar a la Reina del Hielo a su tierra. La tarde fue tranquila y calurosa. El verano está dando sus primeras muestras de presencia y avisándonos de lo que va a venir.

La Reina nos hizo la visita turística y gastronómica de la zona. La verdad es que el Illescas es encantador (me encantan las poblaciones pequeñas y tranquilas). La tarde transcurrió tranquila, con algunos momentos tensos: los niños con globos siempre son un peligro latente, en especial si corren como locos sin mirar qué tienen delante.

No enteramos de que no está permitido hacer más de 3 alturas en los edificios porque sino el señor cura no puede presumir de iglesia (no lo dijo ella así, pero yo sí lo digo :-P ), que en un antiguo hospital hubo un milagro y ahora es una iglesia (hay dos iglesias muy juntas).

Como todo no puede ser perfecto y algo tenía que fallar: a la hora de la vuelta fuimos a la parda del autobus. A la hora que era, sobre las 23:30, tenía que haber pasado el penúltimo autobus (que no lo vimos) y sobre las 00:00 tenía que pasar el último, que sí  que pasó… ¡Vaya que si pasó! Con un bonito cartel de fuera de servicio y dejando en tierra a las 10 personas que nos encontrábamos esperándolo. Debo agradecer a la compañía de autobuses que lleva la línea de Madrid-Toledo por tan buen servicio. Por suerte la hermana de la Reina vino a nuestro rescate y nos llevó junto Parque Sur (te queremos mucho tanto Madhatter como yo por ello).

Quiero agradecer a la Reina del Hielo que nos aguantase y nos enseñase su ciudad, nos encantó la visita :-)

Y hasta aquí puedo leer. Vale.

P.D.: ¿Os habéis dado cuanta que Parque Sur en inglés es South Park? ;-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *