Aún existe buena gente

Hace poco le sucedió a Moriarty lo mismo que me pasó a mi este lunes pasado. Este fin de semana pasado me fui con Madhatter y su familia a El Pont de Suert, un pueblo encantador que se encuentra en la carretera hacia Vielha en Lleida. La idea la hicimos Madhatter y yo en AVE y en Lleida nos recogían en coche, pero la vuelta la hicimos entera en coche.

Como es normal en estos viajes tan largos, hicimos varias paradas, una de ellas en Barbastro (Huesca), en el bar/restaruante del hotel Rey Sancho Ramírez. Pues bien, no sé muy bien como sucedió, pero ahí se quedó mi teléfono móvil (creo que se me cayó del bolsillo y no me di cuenta por el barullo que teníamos). Por suerte, una de las personas que trabaja en este establecimiento lo encontró y se puso en contacto con nosotros (concretamente mis padres) y nos mandó el teléfono. La verdad es que pocas veces te encuentras a gente así y de verdad da mucho gusto. ¡Ojalá hubiese más gente así!

Desde aquí, le quiero agradecer a esta persona el haber encontrado el teléfono y haberlo enviado. Muchas gracias.

Un comentario en “Aún existe buena gente

  1. Ojalá todo el mundo fuese así, la verdad. Yo he tenido mucha suerte también cn eso, una vez me devolvieron la cartera y 2 veces el abono. Sólo es un pequeño gesto que al que tiene el despite/olvido/mala suerte, le salva el día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *